miércoles, 28 de marzo de 2007

Una Masacre que No Termina


En la decada de los 20 en nuestro país la United Fruit Company, empresa norteamericana dueña de muchas hectáreas sembradas de banano, instigo y patrocino uno de los mas crueles episodios de entrega de la soberanía nacional, me estoy refiriendo a la Masacre de las Bananeras , de la que incluso Gabriel Garcia Marquez hace una literaria y hermosa denuncia . Esta empresa es la que ahora se llama Chiquita Brands la cual acaba de pactar con la justicia estadounidense una suma de 25 millones de dolares por haber hecho pagos a una convivir, manejada por paramilitares, para que los "protegiera" de los ataques de la guerrilla. Como todos sabemos (y si no, deberiamos saber), la zona del Uraba, donde se desarrollaban las actividades de la Chiquita fue la zona experimento de accion de las bandas asesinas del paramilitarismo, no olvidemos al Gnral Rito Alejo del Rio, condecorado por Uribe, el "Pacificador del Uraba", acusado por violaciones de derechos Humanos, y hasta ahora libre.

Asi pues resultan risibles las declaraciones del presidente Uribe sobre su intencion de pedir en extradicion a los ejecutivos de la Chiquita, no solo porque el gobierno norteamericano no va ha extraditar a ciudadanos suyos (menos cuando ya le van a pagar por los cientos de humildes colombianos asesinados por los paras), sino porque Uribe mismo ha sido patrocinador de esta masacre con la politica de las convivir y su entrega total a los intereses de las Multinacionales.

Por otro lado, mas multinacionales enfrentan cargos de alianza con paras para asesinar a trabajadores, por la simple razon de exigir sus derechos o defender los intereses nacionales, el caso de la Drummond o de Coca Cola.

Una pregunta final: ¿hasta cuando permitiremos que siga la masacre de colombianos para mantener y aumentar la riqueza de algunos?