lunes, 4 de junio de 2012

LA REFORMA EDUCATIVA DEMOCRATICA Y LOS TRABAJADORES COLOMBIANOS


La siguiente fue la intervención hecha en el Foro social y político convocado por el Movimiento Estudiantil de la UTP, a donde fuimos invitados muy amablemente por lo compañeros de la Fun-Comisiones-Modep. 

Queremos aportar a este espacio unas ideas, todavía en construcción sobre nuestra visión, desde el Movimiento Sindical y Obrero, de las necesidades y objetivos a conquistar en este proceso de lucha por una educación Superior Popular, democrática y al servicio de la nación, lucha que hasta hoy vienen encabezando los estudiantes organizados en la MANE y sus diversas expresiones políticas y gremiales.

Queremos empezar planteando algunas impresiones sobre la importancia política de este proceso para el desarrollo y conquista de lo que nosotros llamamos la Revolución de Nueva Democracia:
1.     La educación, por su papel en la sociedad, tiene una alta influencia en las construcción de generaciones de ciudadanos que se piensen una nación independiente, prospera y soberana, dicho de otra manera ciudadanos críticos y transformadores, patriotas, solidarios, con espíritu de construcción colectiva de Nación.
2.     Conquistar una Educación Popular con acceso universal, es una conquista inmensa en sentido democrático, es dar un paso en la culminación de nuestra imperfecta democracia e inconclusa nación.
3.     El proceso Organizativo Gremial de los estudiantes debe permitir su fortalecimiento como actor organizado de las luchas sociales colombianas, constituyéndose en centro político de sus luchas y reivindicaciones, dejando a un lado la dispersión que ha caracterizado al Movimiento estudiantil colombiano.
4.     Debe posibilitar la dinamización de otros sectores populares, organizados o no, los que deben ser llamados a conquistar con los estudiantes la Ley Alternativa de Educación Superior.

¿QUE EDUCACION TENEMOS?
En Colombia la educación superior es estratificada, por un lado se encuentran los centros de elite donde se educan las clases dominantes, siguen las Universidades Públicas regionales con cierto nivel educativo pero con cobertura deficiente, además de la influencia de la politiquería regional y por último la educación de garaje, que irónicamente es la más onerosa para los bolsillos del estudiante pero a la que acceden en su mayoría las capas medias y bajas del pueblo. 
Este panorama ha impedido la construcción de un Sistema coherente de Educación que le de identidad a nuestro país y que al mismo tiempo permita su desarrollo económico en sentido democrático, por el contrario ha entrado en la lógica capitalista de la compra y venta de conocimiento, convirtiéndose así la educación en un instrumento de superación personal individual, el conocimiento como “capital Humano” para escalar en la sociedad, lo que llaman los economistas “movilidad social”.
Como ya lo plantearon nuestros compañeros estudiantes de la FUN comisiones, son cuatro las deudas que el establecimiento tiene con la sociedad en lo referente a la educación superior: Financiera, Política, Académica y Social, quisiéramos plantear cuales son las deudas del estado con los trabajadores en relación a estas cuatro deudas ya planteadas.
Financiera: Al cambiar los criterios de financiación de la Universidad Pública, descargando el peso de las matriculas sobre los hombros de los estudiantes, aumentando progresivamente su monto, los trabajadores colombianos han visto como las posibilidades de acceder a la educación se desvanecen, ya que a la necesidad de pagar arriendo, alimentación, servicios se sumaría un nuevo gasto, que en preferencia se prefiere hacer con los hijos. Pero además de eso también esto limita la entrada de los hijos de los trabajadores a las Universidades. Siendo para millones de jóvenes vedado el ingreso a la Universidad Pública.
Académica: Los programas y cátedras existentes, salvo contadas excepciones, no tratan los problemas que interesan a los trabajadores colombianos, faltan centros de evaluación del panorama laboral, de divulgación de derechos sindicales, de promoción de la Asociacion Sindical, de formación filosófica, económica y política, adolecemos de cátedras que inculquen en el estudiante la importancia de la Organización Laboral de los obreros en una Democracia, cuando más nos enseñan a acabar sindicatos en Ingeniería Industrial con lo que el profesional universitario llega prevenido a sus futuros puestos de trabajo, si es que consigue.
Política: La universidad pública colombiana no está aislada de la sociedad en la que vivimos, y en ella se reflejan las concepciones, visiones, cosmovisiones existentes en nuestra sociedad, pero a la vez puede y debe ser impulsora de nuevas ideas, en este sentido, la Universidad colombiana reproduce las opiniones que en el país desconocen la importancia de la Organización Sindical, como actor democrático, enfoque que ha permitido el exterminio y casi desaparición del movimiento obrero organizado en Colombia. Recientes estudios de la ENS muestran como una de las instituciones con menor percepción de favorabilidad dentro de los colombianos son los Sindicatos. Y aquí las administraciones Universitarias no ayudan mucho cuando promueven la desregularización laboral, tercerizando procesos, incluso en labores misionales como monitorias académicas y demás, impidiendo asi la organización sindical, disminuyéndola por extracción de materia, negándose a negociar convenciones colectivas con sus trabajadores. Es labor de los estudiantes y trabajadores, unificar esfuerzos en este sentido.
Los trabajadoras y Trabajadores colombianos necesitan un cambio de modelo económico y social, para sobrevivir a la voracidad del modelo capitalista de máxima extracción de ganancia, al UNIVERSIDAD ESTA EN MORA DE PROPONER UNO NUEVO.
SOCIAL: Por ultimo, el estado colombiano a dirigido toda su atención a vincular la Universidad con la Empresa Privada, poniéndose a su servicio, generando investigación y extencion para viabilizar el “desarrollo económico” de las regiones, con el fin también de obtener recursos. Pero en este proceso a dejado de lado su acercamiento con los trabajadores colombianos, los que tienen mucho que decir y no solo para mejorar sus condiciones económicas de vida, por ejemplo veamos un caso concreto y perdonen que ejemplarice asi, pero es costumbre sindical tratar de ser practico, hoy los trabajadores de una Empresa tradicional en Pereira, Vidriera de Caldas, están frente a sus instalaciones, exigiendo su reapertura y el pago de sus salarios, ¿Por qué la Universidad con su facultad de industrial no se pone al servicio de la evaluación del sector y de los procesos de la fabrica, para superar lo que los dueños llaman crisis? ¿por que el departamento de sociales de la facultad de educación no se acerca a estos obreros para entender sus vivencias? ¿sera que son tan populares y pueriles que no merecen atención? .
Estas son compañeros unas simples impresiones, preliminares e inconclusas para acercarnos a la Universidad, a los compañeros estudiantes, a los trabajadores universitarios con el fin de aportar en este proceso trascendental.

Fraternalmente


PIERKEY HERRERA TABOADA
VOCERO REGIONAL MODEP RISARALDA
COMITES DE OBREROS Y TRABAJADORES ITG-MODEP 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Fácil es buscar en las masas la pobreza, pero lo que no es fácil, es hacer de nosotros algo bueno cuando nos han dado medio para ello, cuando despreciamos los esfuerzos que hacen por uno, y terminamos creyendo que hicimos bien, cuando la verdad es que fracasamos para uno mismo y para los demás, porque si hubiéramos aprovechado nuestro tiempo y esos esfuerzos, ahora combatiríamos con la desigualdad social, con la certeza de que nuestra lucha no es vana, ni utópica