miércoles, 24 de febrero de 2016

PARO NACIONAL: UNA OPORTUNIDAD PARA PASAR DE LA LUCHA DIARIA PARA QUE EL SALARIO ALCANCE, A LA LUCHA POR UN SALARIO DIGNO

Para los trabajadores, el salario, el sueldo, la remuneración, nunca alcanza, lo que ganamos apenas nos permite sobrevivir, mantenernos vivos para poder despertar un nuevo día a seguir entregando  nuestro sudor en la fábrica, en la plantación, en la calle o en la oficina, todo para que otros, una minoría disfruten la vida a costa de nuestro trabajo. Por esta razón la definición de la cifra del  salario  mínimo es relevante para una gran parte de la población colombiana, 6 millones de trabajadores dependen en nuestro país de esta remuneración.
Para el año 2016, el alza del salario mínimo, fue decretada por el gobierno, ya que nuevamente la mesa de concertación salarial integrada por centrales obreras, gobierno y empresarios, no pudo llegar a un acuerdo, nada raro teniendo en cuenta las diferencias abismales entre la propuesta del 12% de las centrales obreras y el 6% de los empresarios. Al final el gobierno definió un alza del 7%, más cercana a la propuesta empresarial que a la de los trabajadores.

Este 7% de aumento no consulta la realidad económica de nuestro país, teniendo en cuenta que IPC (índice de precios al consumidor) para la población de ingresos bajos cerro el año en 7,26 promedio nacional, sin tener en cuenta que varias ciudades importantes cerraron con una cifra superior, como Manizales (8,87), Pasto (8,57) o Sincelejo (8,41), para solo mencionar algunas. Es decir el alza decretada  no alcanza para recuperar la capacidad adquisitiva de los trabajadores, capacidad que históricamente viene debilitándose producto de la intransigencia Empresarial y Gubernamental. (para mas detalles ver Analisis de Hector Vasquez)

Para algunos puede ser llorar sobra la leche derramada o algo trasnochado rechazar por estas épocas este pírrico aumento, creemos que no, que el PARO NACIONAL, convocado para 2016 por el Comando Nacional Unitario, es el escenario donde podemos impulsar y proyectar desde ya esta lucha, no dejarla para diciembre, donde las reuniones de la mesa de concertación salarial no se acompañan de una amplia movilización de los trabajadores y estos a su vez se encuentran en medio de los festejos navideños. La demanda presentada por la CUT pidiendo la garantía constitucional al trabajo digno, solicitando un aumento que consulte el IPC para los colombianos de menores ingresos, es una acción que tambien se debe apoyar, pero no basta, no olvidemos que estamos hablando de un país en el que el 1% de la población disfruta del 22% de la riqueza, uno de los más inequitativos del mundo.


Deberíamos entonces para el 2016 pensarnos ya un curso de acción que podria incluir:       
  • Participar en el PARO NACIONAL, apoyando la exigencia de alza del salario mínimo por encima del 7.26% y alza general de salarios.
  • En perspectiva, construir Comités Locales por el salario mínimo digno, convocados por centrales, sindicatos, organizaciones y trabajadores. Los cuales deben activarse con antelación, por lo menos desde el mes de agosto, coordinados nacionalmente por el Comando Nacional Unitario, que debe mantenerse como espacio permanente de unidad sindical y popular.
  • Aquí no se puede despreciar la unidad con movimientos ciudadanos que desde otras formas organizativas y con otras reivindicaciones están pidiendo pista para participar del Paro. 
  • Foros regionales de condiciones laborales del pueblo, que sirvan de insumo para la propuesta presentada por las centrales en la Mesa de Concertación del Salario Mínimo.
  • Movilizaciones preparatorias en centros de trabajo y ciudades que confluyan en movilizaciones más amplias durante los meses de noviembre y diciembre.

Creemos que hoy el camino de los trabajadores debe ser menos coyuntural, dejando de responder a cada escenario de crisis, planeando nuestras tareas, proponiéndonos objetivos más estratégicos, poniendo al empresariado a jugar en nuestra cancha, en medio de la movilización social, escenario que conocemos muy bien.