martes, 10 de junio de 2014

5 razones para que un Sindicalista no vote por Santos ni Zuluaga

Estoy convencido que después del 15 de junio, gane quien gane, los sindicalistas nos tendremos que encontrar con todos los compañeros y compañeras que  hacen parte del mundo sindical, para seguir preparando luchas por garantizar los derechos de los trabajadores lo que escribo a continuación no es para desvirtuar la decisión de aquellos que dentro del sindicalismo disidieron votar por santos, sino para argumentar porque yo y muchos otros sindicalistas disidimos votar nulo, blanco o abstenernos.


1. Santos y Zuluaga son representantes de la Burguesía colombiana, uno representa a los tradicionales, financieros, ligados principalmente al capital internacional y el otro a los emergentes del narco y el paramilitarismo aliados con latifundistas, hecho por encima este análisis de clase, encontramos que los intereses que ambos defienden no tienen alguna cercanía con los de los trabajadores, este es el centro del asunto, toda definición política parte de un análisis de clase. En consecuencia con esto nuestro deber es no ponernos a la cola de un sector de la Burguesía, sino aprovechar su lucha interna para avanzar en organización y capacidad de lucha.

2. Santos y Zuluaga no son lo mismo, ya lo expresamos muy sintéticamente en el primer punto, pero comparten intereses estratégicos, aunque se diferencian en la manera de lograrlos, Santos, como burgués liberal tradicional que es,  esta dispuesto a acordar cosas, a ceder con algunos sectores, atrayéndolos, en el ánimo de modernizar el país e incluso proyectarlo, a pesar de sus firmes alianzas con EU, hacia una subpotencia regional, en el logro de este fin sabe que debe firmar la paz y hacer concesiones, pero estas duraran hasta que consolide su poder. Mientras tanto habrá cooptado al movimiento sindical, inmovilizando a una parte de el, que le entrego sus banderas.

3. Los trabajadores, en tanto clase (y talvez a algunos que se paran desde otro punto de vista no les guste esta categoría económica) deben mantener independencia programática, política e ideológica, esto no quiere decir que no se puedan hacer compromisos, de hecho no hay nada que ejemplifique más un compromiso, que la firma de una convención colectiva, donde los sindicatos tienen victorias parciales así como derrotas, preparando otros escenarios futuros. Pero estos compromisos no pueden maniatar a los trabajadores para actuar, considero que en este caso se está empeñando el programa político de los trabajadores, entregándoselo a alguien que no es su representante, asi la paz sea necesaria, no podemos esperar que lo resolverá todo. La paz en este caso es de la insurgencia con el estado, pero la paz es más que el acuerdo de la habana.

4. Haciendo la concesión de que el programa de la candidatura pasada del PDA era democrática y recogía los anhelos sinceros de un sector de trabajadores. No se puede jugar con ese electorado que expreso su decisión de apostarle a un programa político alternativo, diciéndole ahora que ese programa se puede conquistar a través de un representante de una clase contradictora, lo consecuente seria mantenerse en la conquista de ese programa a través de los medios que quedan (la lucha de masas, la protesta, el acumulado organizativo, etc), a veces caemos en la idea de que si no es por las urnas no es posible, que las elecciones son la única vía legitima, la burguesía nos pone en su cancha, con su pelota, con su arbitro y creemos que el partido es justo y equilibrado. (Escribo esto sin ser del PDA ni haber votado por Clara-Aida).

5. Es cierto como lo plantean algunos compañeros y compañeras que con el régimen de Santos el movimiento sindical ha podido sacar la cabeza y tener la posibilidad de crear nuevos sindicatos, presentar nuevos pliegos, sentarse a negociar, acordar con el estado una agenda de reparación, etc. Pero este escenario se presenta como una parte de la política santista de plegar a los movimientos sociales a su gobierno (como la práctica demuestra que lo está haciendo) y no como expresión de aspectos democráticos de su programa político. Lo que sucede es que durante mas de una década el sindicalismo enfrento un escenario tan macabro que ahora que es menos malo sentimos que es lo mejor que podemos lograr. Es como una mujer que es constantemente golpeada en el hogar pero expresa de su marido "es que cuando no me golpea es más tierno conmigo". De todas formas las cifras demuestran que los sindicatos nuevos surgieron de la transformación de las CTA, que ahora hacen contrato sindical, así como los pactos colectivos y planes de beneficios siguen siendo usados por las Empresas para negar la negociación, para hablar de solo dos violaciones a la libertad sindical.



Por ultimo, el 7 de junio pasado, sindicalistas, Sindicatos, trabajadores, pensionados de todo el país, nos reunimos a analizar los nuevos escenarios para el sindicalismo clasista y redactamos una declaración llamando a no dejarse cooptar por el régimen y mantener las banderas de la lucha sindical y obrera, aquí dejo el enlace àhttps://www.facebook.com/notes/comit%C3%A9s-de-obreros-y-trabajadores-ignacio-torres-giraldo-modep/declaracion-sobre-la-situacion-politica-nacional-en-la-coyuntura-electoral-encue/670358336345653